Espectáculo

Friends: Una serie atemporal

Friends, una de las series más populares de la historia ya tiene 24 años desde su primera emisión, tiempo en el que sus fans no se han olvidado de ella ni de sus actores.

Friends es, a todos los efectos, una serie de otra época. El diario de la vida de seis amigos sin teléfonos móviles, que ligan en bares y no en Tinder, se pasan la vida en una cafetería hablando cara a cara sin mirar WhatsApp cada dos minutos y bromean sobre la raza, las relaciones hombre-mujer y la orientación sexual con una despreocupación hoy impensable. Si encuentran seis veinteañeros actuales cuyo ocio y relaciones sociales se parezcan remotamente, llámenme para hacerles un reportaje, serían como el vietnamita que se quedó 40 años en la selva pensando que seguía la guerra. Y sin embargo…

El fenómeno Friends no decrece. Al contrario. El caso de Netflix que anunció hace años a sus abonados en todo el mundo, mediante una pequeña nota en el menú, que Friends dejaría de estar disponible y luego se retractara para firmar un acuerdo con Warner por 100 millones de dólares por un año de emisión sólo pone un precio a la locura de Friends. Los productos sobre la serie no dejan de salir: I’ll be there for you, el libro de Kelsey Miller sobre la serie, se publicó en español tras venderse como rosquillas en inglés. Friends, no caduca.

Quizás la explicación de esta inmortalidad la de Monica al final del primer capítulo, cuando le dice a una desconsolada Rachel que acaba de romper las tarjetas de crédito de su padre: «Bienvenida al mundo real. Te va a encantar». Y ese mundo real aquí sigue. Los hombres no han dejado de tener los mismos problemas en la cama («¡No es tan común, no les pasa a todos los hombres y sí que tiene importancia!» ), las mujeres aún necesitan explicar demasiado a menudo las zonas erógenas básicas («¿Hay siete? ¿Ésa es una?»), los amigos siempre serán capaces de cualquier cosa si te pica una medusa y las parejas seguirán discrepando sobre la fina línea entre haber roto y estar tomándose un descanso. Todo eso no va a cambiar nunca. Y Friends seguirá ahí para contarlo.

Most Popular

To Top