Lifestyle

6 datos de volar en avión que los pilotos conocen y, seguramente, tú no

Volar en avión es un placer o un castigo dependiendo a quién se le pregunte. Desde hace unos años, se ha transformado en una costumbre y casi todas las personas menores de 60 años se han montado alguna vez en un avión. Sin embargo, viajar en avión es una experiencia curiosa.

Por motivos de seguridad y la opacidad de las empresas, al viajar en avión la labor del pasajero es hacer colas y esperar en la terminal del aeropuerto, o el avión mientras se viaja. Prácticamente se desconoce lo que ocurre en la cabina a su alrededor. Es por eso que en Gianella Magazine les contaremos algunas curiosidades sobre viajar en avión, según datos aportados por pilotos.

El depósito de combustible del avión no va lleno

El precio del combustible ha provocado que los aviones viajen con la carga necesaria para el trayecto… y poco más. No suelen vivirse situaciones peligrosas, pero en caso de que no se pueda aterrizar en el destino, rápidamente se dirigen a otros aeropuertos.

Los pilotos suelen estar cansados

Aunque los ajustes de horarios cada vez tratan de ser más flexibles y lógicos para la vida de los pilotos, muchos de ellos se ven abocados a un descontrol vital bastante grande.

Algunos pilotos admiten haber echado siestas controladas en vuelo o verse obligados a no poder comer por cuestión de horarios.

Retrasos por el clima

Los retrasos por problemas con el clima no suelen surgir tanto en la ciudad de destino como durante el trayecto. Aunque no ocurren accidentes, al viajar entre destinos es donde se pueden vivir las situaciones más complejas.

Los mejores asientos cuando hay turbulencias

Aunque pocos puedan imaginarlo, los mejores asientos para las turbulencias son los que están justo sobre las alas, donde el aire golpea con menos fuerza. Por contra, atrás siempre es donde más se notan los movimientos.

Cae un rayo y no pasa nada

Los aviones están preparados para sufrir que les golpee un rayo. Ven la luz, escuchan el sonido y poco más. Una situación que puede sonar a pesadilla para los pasajeros no tiene mayor peligro.

Los aviones no suelen estar demasiado limpios

En las aerolíneas se vive con prisas. Y esto significa también que las personas que limpian tienen poco tiempo para dejar impoluto el avión. A veces es mejor no saber cuándo se limpió por última vez.

Debido a que los limpiadores de avión no tienen tiempo para limpiar entre vuelos, lugares como las bandejas del respaldo del asiento, botones del aire y los controles de luz, los cinturones de seguridad y los baños son lugares de cultivo para los gérmenes que pueden causar enfermedades.

Most Popular

To Top