Lifestyle

Cosas que te están engordando sin saberlo

Mantener nuestro peso ideal es una tarea dura porque existen múltiples factores que nos pueden hacer engordar. Subimos de peso por un incremento de la masa muscular, por un aumento de los niveles de agua y glucógeno en las células o, por el motivo más común, el aumento la grasa.

Todos sabemos que, para mantener un peso saludable, debemos comer de forma equilibrada y hacer ejercicio. Sin embargo, a veces, parece que lo estamos haciendo todo bien y, aún así, la balanza sigue arrojando el mismo resultado, o lo que es peor, se mueve en la dirección opuesta. De repente, ganamos peso y ni siquiera sabemos a qué se debe.

Hay muchas más razones para subir de peso que simplemente consumir más calorías de las que gastamos. Nuestros cuerpos no son una ciencia exacta. Por ejemplo, todos sabemos que el metabolismo y las hormonas también juegan un papel importante en la regulación del peso.

De hecho, hay muchos elementos sutiles que pueden contribuir a ganar peso. Algunas son más evidentes, pero existen otras que ni nos imaginamos. ¿Sabías que el lugar donde vivimos o el nivel de limpieza de nuestra casa puede influir en tu peso? ¿Y que nuestro trabajo o la rapidez con la que comemos puede afectar a nuestra talla?

Y eso son solo algunas formas en las ganamos peso sin ni siquiera darnos cuenta. En cambio, la buena noticia es que hemos investigado un poco y en esta galería encontrarás información valiosa sobre los factores más sutiles e insospechados que pueden afectar a nuestro peso.

Si estás engordando y no sabes cuál es la razón, probablemente encuentres la respuesta a continuación.

Estar sentado durante largos períodos

Si trabajas en una oficina, es probable que pases entre 8 y 10 h por día sentado. Esto no solo ralentizará tu metabolismo, contribuyendo con el aumento de peso, sino que también está relacionado con los altos niveles de mortalidad. ¿La solución? Haz ejercicio.

Dormir poco o mal

El sueño es esencial para la regeneración celular y numerosos procesos psicológicos que influyen en el peso. La falta de sueño puede ser enemiga de la balanza.

Comer demasiado rápido

Comer despacio y masticar bastante es importante, ya que permite que tu cerebro tenga tiempo de registrar que ya estás satisfecho. Varios estudios muestran que hay una relación entre comer rápido y la obesidad.

No beber agua suficiente

Mantente hidratado. Beber dos vasos de agua antes de cada comida puede ayudarte a perder peso. Los investigadores de la universidad de Humboldt descubrió que los participantes de un estudio tenían una tasa metabólica más alta cuando bebían agua antes de comer.

Beber calorías

Puedes beber muchas calorías y comer con normalidad. Esto se debe a que tu cerebro no registra la ingesta calórica de líquidos como lo hace con la comida. La soda, los zumos de fruta y otras bebidas azucaradas pueden hacerte ganar peso.

Most Popular

To Top