Salud

Cómo saber si estás perdiendo la visión

Tres son las patologías más comunes en la población respecto a la pérdida de visión: la miopía, la presbicia y la hipermetropía. Acudir al oculista es el consejo principal ante el más mínimo problema. Estos son algunos de los síntomas que pueden ayudarnos a saber si padecemos alguna de estas patologías.

En el caso de la hipermetropía uno de los primeros síntomas es el dolor de cabeza y tener la necesidad de entrecerrar los ojos. Es el momento en el que se empiezan a tener problemas a la hora de leer.

En lo que respecta a la miopía, el primer tic para detectar si se empieza a padecer es la necesidad de guiñar los ojos para percibir los objetos con mayor nitidez. Esto se hace por tener una dificultad para distinguir los objetos.

Fruto de este «achinamiento» de los ojos puede llegar a producirse un cansancio en los ojos, que puede llegar a expresarse en forma de rojez. Los especialístas suelen recomendar una revisión anual para los menores de 16 años y cada dos años para los adultos.

La presbicia, comunmente conocida como vista cansada, empieza a ser habitual en personas mayores. Y puede afectar a un amplísimo espectro de la población, más aún si se está acostumbrado a trabajar con ordenadores.

La explicación científica a este «envejecimiento» del ojo se basa en la pérdida de flexibilidad del cristalino, perdiendo capacidad para enfocar los objetos de cerca. Lo más común es que los primeros síntomas de vista cansada empiecen a aparecer a partir de los 40 años.

Los principales problemas que comienza a detectar una persona suelen ser al leer. Se recomienda no forzar la vista con poca luz, y si uno detecta las letras borrosas o que se amontonan puede estar ante el síntoma más evidente de vista cansada.

El conocido como «síndrome de los brazos largos» es un buen termómetro para saber si se padece vista cansada. Esto es la necesidad de alejar los libros para ver bien y que se realiza inconscientemente.

Most Popular

To Top