Salud

Conoce cinco propiedades de la miel de abeja

La miel sirve para todo, desde calmar la tos, nutrir la piel, paliar los síntomas de la gripe, curar las quemaduras y hasta para endulzar los alimentos. Su presencia constante en las cocinas responde a su versatilidad para hacer remedios caseros o avivar el sabor de tus comidas.

Algunas evidencias arqueológicas sugieren que la miel ha sido utilizada desde el período mesolítico 7 mil años a.C y permaneció como el endulzante primario natural hasta el siglo XIX, cuando su consumo fue superado por el del azúcar. Sin embargo, persiste hasta la actualidad gracias a sus múltiples usos y beneficios.

Potencial hidratante. La alta concentración de humedad de la miel no solo influye en su viscosidad, peso, sabor y color, sino que puede ser fundamental para humectar distintas partes de nuestro cuerpo. Por lo mismo suele utilizarse como hidratante del cabello y cuero cabelludo. En esto es importante que la miel no se exponga a altas temperaturas, ya que sus propiedades pueden perderse.

Favorece la digestión. Al combinarse con otros productos naturales, como el jugo de limón o la canela, la miel puede favorecer la actividad del sistema digestivo. Esto quiere decir que ayuda a metabolizar los alimentos, previniendo o aliviando indigestiones estomacales. Asimismo, se le ha atribuido aliviar síntomas de estreñimiento y sensación de pesadez después de comidas fuertes. Por lo mismo se le ha atribuido también la propiedad de prevenir reflujo y ayudar a aliviar diarrea.

Alivia la tos y el dolor de garganta. Al combinarse con otras sustancias como el jugo de limón, la miel de abeja alivia el dolor de garganta, incluso en pequeñas dosis. Por las propiedades antibacterianas también podrían ayudar a combatir algunas infecciones de este tipo. Asimismo, la miel de abeja es reconocida como un remedio natural para la tos (no obstante se recomienda no aplicar en niños menores de un año).

Ayuda a combatir el insomnio. Es un remedio natural para conciliar el sueño. Tomar una cucharadita de miel antes de dormir te ayuda a vencer la fatiga del día.

Es antiinflamatoria. Su efecto sobre las afecciones de la piel la convierte en una aliada perfecta para las pequeñas quemaduras en la cocina. Incluso, es coadyuvante en el tratamiento casero del acné, ya que reduce el enrojecimiento y seca los granitos.

Most Popular

To Top